Destinos, Europa, Portugal

Viajando por las Azores: las 10 mejores visitas de São Miguel

Las Azores

En medio del océano Atlántico, a 1600 kilómetros de Portugal, se encuentra el archipiélago de las Azores. Un grupo compuesto por nueve islas que se caracterizan por su espectacular paisaje volcánico, su abundante flora y su agradable modo de vida. Las Azores son un magnifico destino turístico para los viajeros aficionados a caminar, navegar o simplemente que busquen escapar de la rutina y descansar.

Estas islas fueron descubiertas por los portugueses en 1427. Además, como dato curioso, el archipiélago de Azores recibió su nombre por las águilas ratoneras que los exploradores veían sobrevolar la zona y a las que confundieron con azores.

Su estratégica ubicación ha beneficiado a las Azores en diferentes ocasiones. Entre 1580 y 1640, cuando Portugal estuvo bajo dominio español, sus puertos prosperaron gracias al comercio con el Nuevo Mundo. En el siglo XIX, las islas fueron un punto de escala para los barcos balleneros. Y durante el siglo XX se usaron como estaciones para compañías de cablegramas, observatorios meteorológicos y bases aéreas militares. En la actualidad la mayoría de los isleños se dedica a la agricultura o a la pesca y mantiene estrechos lazos con la península y con sus comunidades de emigrantes en Estados Unidos y Cánada.

Conocida como ilha verde por su magnifica vegetación, São Miguel es la más grande y poblada de las nueve islas que componen el archipiélago de las Azores. Mide 65 kilómetros de largo y su anchura oscila entre 8 y 16 kilómetros. Además aquí se encuentra la histórica capital de las Azores, Ponta Delgada.

Así que si estás pensado en perderte en medio del Atlántico, ¡bienvenido a las Azores! estas son las 10 mejores visitas de São Miguel.

 

Las 10 mejores visitas de São Miguel

1♥ Ponta Delgada

Ponta Delgada está formada de impresionantes iglesias, conventos y casas blancas. Sus calles empedradas rememoran los prósperos años en los que el puerto era una parada crucial en el camino entre Europa y el Nuevo Mundo.

São Miguel


2♥ Parque de Terra Nostra 

En el siglo XVIII, Thomas Hickling, primer cónsul de los Estados Unidos en las Azores, creó el jardín más exótico del archipiélago en Furnas. El Parque de Terra Nostra se compone de una rica colección de árboles y plantas, además de una extraña piscina de agua coloreada y templada donde te puedes bañar.

São Miguel


3♥ Observar cetáceos y visitar el islote de Vila Franca do Campo

Sinceramente una de las mejores experiencias que se puede hacer en las Azores es la aventura de observar cetáceos (ballenas y delfines) en su ámbito natural. Para mí fue una fantástica aventura en la que disfruté muchísimo gracias a Terra Azul, que fue la empresa que contraté para esta maravillosa experiencia. Además, gracias a esta misma excursión, pude conocer el islote de Vila Franca do Campo, que es un pequeño paraíso dentro de la isla de São Miguel, y está catalogado como reserva natural. Este pequeño islote guarda en su interior una piscina natural con una forma casi perfectamente circular, conectada con el mar por un estrecho pasaje.

São Miguel


4♥ Mirador de Vista do Rei 

Desde el mirador de Vista do Rei se puede contemplar una de las mejores panorámicas de toda la isla. Ya que, desde aquí se puede observar el gigantesco cráter llamado Lagoa das Sete Cidades.


5♥ Caldeiras y Lagoa das Furnas 

Furnas es el lugar perfecto para descubrir la actividad geotérmica que se desarrolla bajo la superficie de las Azores. Las Caldeiras de Furnas se encuentran dispersas por todo el valle de Furnas. Pero las más admirables son las que se encuentran justo al norte de la Lagoa das Furnas, donde el suelo volcánico es tan caliente que los lugareños hacen aquí el famoso cocido das Furnas. La carne y la verdura se colocan bajo tierra en una gran olla, donde se cuecen durante más de seis horas y adquieren un sabor peculiar pero delicioso. Mi recomendación para probar este plato tan especial es el restaurante del magnifico hotel del Terra Nostra Garden Hotel, también quiero mencionar que este hotel me parece el alojamiento más fascinante de toda la isla de São Miguel.

São Miguel


6♥ Lagoa do Fogo

En 1563, en las montañas centrales de la isla, una erupción volcánica formó la Lagoa do Fogo. Este lago es una de las principales atracciones naturales de la isla, sus aguas son cristalinas y tiene una pequeña península con playas de arena blanca. Sinceramente la Lagoa do Fogo es uno de los lugares más bellos de todo el archipiélago de Azores, aunque a veces la visita puede verse afectada por la densa niebla que suele cubrir la zona.

São Miguel


7♥ Ruinas del hotel Monte Palace

Realmente la visita a estas ruinas no es una recomendación para todos los públicos, pues se trata de un edificio vallado. El premio de visitar esta edificación está en contemplar como la naturaleza, tarde o temprano, se apodera de sus propiedades, realmente es como estar es las ruinas de Jurassic Park. Además las vistas desde la edificación son unas de las más impresionantes de toda la isla.


8♥ Mirador da Boca do Inferno

Si alguna vez has visto una foto de las Azores, probablemente sea del mirador da Boca do Inferno, ya que es el lugar más fotografiado del archipiélago. Para mí, la panorámica desde este mirador, es una de las más bellas de todo Portugal.

São Miguel


9♥ Jardín Botánico José do Cando

Este jardín botánico es una de las visitas más interesantes de la isla de São Miguel. En su interior podemos encontrar diferentes tesoros como una gigantesca secuoya roja (mi árbol favorito), una preciosa y alta cascada o una pequeña capilla dedicada a Santa Ana.

São Miguel


10♥ Disfrutar de sus manantiales termales

En las Azores, debido a su actividad volcánica, hay varios lugares donde surgen manantiales de agua termal. Así que un imprescindible en la maleta para tu viaje a las Azores es llevar un bañador. Las pozas termales más recomendables son: Caldeira Velha, la piscina del Parque Terra NostraPoça da Dona Beija.

Mi preferida es Poça da Dona Beija, aunque por momentos se concentra demasiada gente en las pozas. Dicen que es un lugar místico y que sus aguas termales tienen propiedades terapéuticas. Sinceramente, mística o no, tuve una experiencia muy gratificante. Por cierto, recomiendo visitarla con la luz de las estrellas así es todavía más mágica.