África, Destinos, Marruecos

Las 25 mejores experiencias de Marrakech

Marrakech

Tal es la importancia de Marrakech, que fue ella la que dio nombre a Marruecos. Durante más de dos siglos esta ciudad bereber fue el centro de un gran imperio, y en el interior de sus murallas ha quedado reflejada su rica historia. Es la capital del sur y la cuarta ciudad más importante del país tras Rabat, Fez y Casablanca, con cerca de un millón de habitantes. 

Actualmente es uno de los destinos turísticos más atractivos del mundo, ya que es un lugar único y completamente diferente al resto. Además hacer turismo en Marrakech es estimular los sentidos: su color, sabor y olor no dejan indiferente a nadie.

Así que si estás pensando en conocer esta exótica ciudad, ¡bienvenido a Marrakech! estas son las 25 mejores experiencias de Marrakech. 

 

Las 25 mejores experiencias de Marrakech

1♥ Jemaa El Fna

Esta extraordinaria plaza es el símbolo de la ciudad de Marrakech. Aquí se reúnen lugareños y turistas para disfrutar de su excelente comida, escuchar antiguas historias de boca de los cuentacuentos, ver a los encantadores de serpientes o observar a los bailarines tradicionales. La Unesco ha declarado a esta bulliciosa plaza Patrimonio de la Humanidad en 2001. Marrakech


2♥ Mezquita Koutoubia

Esta espléndida construcción religiosa data del siglo XII y se alza por encima de Jemma El Fna. La mezquita Koutoubia es el centro religioso y físico de la ciudad de Marrakech. La entrada no está permitida a visitantes no musulmanes.

Marrakech


3♥ Cenar en el mercado nocturno

Al caer el sol, la vida y el bullicio alcanzan en Jemaa El Fna su máximo apogeo y es aquí cuando se convierte en uno de los restaurantes al aire libre más grandes del mundo. Cenar en el mercado nocturno es un imprescindible de Marrakech, ya que se trata de la comida rápida marroquí en su mejor estado: solamente hay que mirar y señalar y una deliciosa comida aparecerá en la mesa en unos minutos. Mi recomendación personal son las salchichas especiadas que se derriten en la boca.


4♥ Perderse en los zocos

Desde el norte de la plaza principal Jemaa El Fna hasta la madraza Ben Yusuf se extienden estos abarrotados y caóticos mercados de puestos. Son una visita obligatoria de la ciudad. Para visitar los zocos hay que estar preparado para perderse y para el juego del regateo.


5♥ Disfrutar de un baño tradicional y un masaje

Un hammam es un baño árabe tradicional en el que la limpieza se hace básicamente a través de vapor y exfoliación de la piel. Tienen su origen en las termas romanas. En la antigüedad los hammams eran la única forma que tenían los marroquíes de asearse, y actualmente ir a un hammam se ha convertido en tradición que cumplen al menos una vez a la semana. Uno de los baños turísticos más fascinantes es Les Bains de Marrakech (es recomendable reservar con antelación), sinceramente este spa está hecho para reyes.


 6♥ La Mellah

El amurallado barrio de La Mellah (barrio judío) fue el hogar de miles de judíos. Hoy en día, sin embargo, solo unos cientos de ellos viven en la ciudad, pero todavía acuden a los servicios religiosos en este lugar.


7♥ Hotel La Mamounia

Como el hotel Raffles en Singapur o el Ritz en Londres, La Mamounia es uno de los grandes hoteles del mundo, que recuerda la edad de oro de la ciudad. Este hotel es mucho más que un lugar donde alojarse. Mi consejo es visitar sus jardines y disfrutar de sus maravillosos cócteles sin alcohol.Marrakech


8♥ Palacio de la Bahia

En el límite norte de La Mellah, este palacio es un refrescante refugio del calor de las calles de la Kasba y la cercana plaza de Jemaa El Fna.


9♥ Palacio El Badi

Originalmente adornado con mármol, ónice y oro. Este llamativo palacio fue construido por los sadíes durante el reinado de Ahmed El Mansour, en 1578. Tardó 25 años en terminarse, y la mitad de tiempo en ser saqueado por el sultán Muley Ismail.

Actualmente aquí se guarda una de las joyas del arte islámico: el minbar que originalmente se utilizó en la mezquita Koutoubia. Este minbar fue fabricado en Córdoba, donde expertos artesanos emplearon ocho años para construirlo. Marrakech


10♥ Tumbas sadíes

El sultán Muley Ismail ordenó la destrucción de cualquier testimonio del éxito sadí, incluido el Palacio El Badi. Pero, sin embargo, respetó y protegió las tumbas amurallándolas, todo por consideración a los muertos. Marrakech


11♥ Murallas y puertas de la ciudad

Estas murallas rodean la medinaTienen un recorrido de 19 kilómetros, y alcanzan 2 metros de grosor y 9 metros de alto. Algunas de las monumentales puertas que hay en ellas son excepcionales ejemplos de la arquitectura árabe. El mejor momento para recorrerlas es por la mañana temprano o antes de la puesta de sol. Su cálido color ocre cambia según la hora del día y la intensidad de la luz. Por la tarde, adquieren un tono casi cobrizo.


12♥ Madraza Ben Yusuf

La madraza es uno de los pocos sitios religiosos en el que los no musulmanes pueden entrar. Esta escuela coránica es uno de los centros de educación religiosa más grandes del norte de África.


13♥ Museo de Marrakech

El museo ocupa el Dar Menebhi, un palacio de finales del siglo XIX. Lo mejor de este museo es el propio edificio en sí mismo, con sus patios centrales y el antiguo hamam del palacio, actualmente utilizado para exposiciones.


14♥ Curtidurías

Los artesanos cualificados que trabajan en las curtidurías viven, casi literalmente, al margen de la sociedad. Se encargan de una industria que ha pasado de generación en generación desde tiempos medievales hasta hoy, y es ahora cuando ha empezado a tener reputación internacional. En la visita a las curtidurías es recomendable aceptar un ramito de menta para esconder el hedor de la zona.Marrakech


15♥ Guéliz

Guéliz es la Ville Nouvelle (Ciudad Nueva). Este barrio comercial, que toma su nombre de la colina que eleva sobre él, fue diseñado por Henri Prost. Su trazado es muy espacioso siguiendo los principios de la urbanística moderna. Las amplias avenidas, los jardines municipales, los grandes hoteles y los cafés con terrazas convierten Guéliz en un barrio muy agradable.


16♥ Jardín Majorelle

Este magnífico jardín es como un pequeño paraíso en el corazón de la Ville Nouvelle. En 1923 Jacques Majorelle se quedó enamorado de Marruecos y se construyó una magnífica villa árabe en Marrakech a la que bautizó como Bou Safsaf. El jardín, separado de la casa, abrió al público en 1947.

En su interior se encuentra el Museo Bereber, con una increíble colección de objetos de esta etnia procedente del norte de África. Marrakech


17♥ Jardín Ménara

Este jardín consta de casi 90 hectáreas y está rodeado de olivos y árboles frutales. Desde aquí se puede observar una de las mejores vistas al Atlas de la ciudad. Marrakech


18♥ Montar a camello en La Palmeraie

Si quieres hacer de una ruta a camello el mejor sitio para hacerlo es La Palmeraie. Además de disfrutar de los animales también disfrutarás de las increíbles vistas que este jardín posee, que está compuesto por unos 150.000 ejemplares de palmeras. Marrakech


19♥ Probar un delicioso zumo de naranja

Uno de los imprescindibles de Marrakech es tomar un zumo de naranja recién exprimido en uno de los llamativos puestos de la plaza principal Jemaa El Fna. Todos los tenderetes son muy buenos, así que solo hay que escoger uno al azar.


20♥ Museo de Yves Saint Laurent

Yves Saint Laurent se sintió fascinado por los colores y la vida de la ciudad de Marrakech, algo que influyó muchísimo en sus colecciones y que ahora vemos reflejado en el museo de Yves Saint Laurent en Marrakech.


21♥ Museo Dar Si Said

El edificio, con las tres puertos tradicionales y un patio central, es una pieza de museo en sí mismo, con extraordinarios techos tallados y preciosos jardines. En el interior hay una impresionante colección de artes decorativas marroquíes.


22♥ Observar la plaza de Jemaa El Fna desde el Café de France

Este café francés está abierto durante muchas horas. Los visitantes empiezan el día aquí con un café fuerte para prepararse para los zocos y visitas, y vuelven por la noche para tomarse una copa sin alcohol antes de acostarse. Se trata de un café con aire colonial. Sus dos terrazas superiores tienen unas increíbles vistas a la plaza principal Jemaa El FnaMarrakech


23♥ Beber un delicioso té verde

El té verde es la bebida nacional de Marruecos. Esta reconfortante bebida, se prepara con azúcar, té verde y hierbabuena. Es un símbolo de hospitalidad y rechazarla está considerado de muy mala educación.


24♥ Alojarse en un fantástico Riad y probar su fantástica comida casera

No hay que dejar pasar la oportunidad de alojarse en un Riad (hotel con patio). Estas casas históricas proporcionan refugio, e incluso cordura, del caos de la medina. Todos poseen la personalidad de sus propietarios y muchos ofrecen experiencias exquisitas, con un servicio muy agradable.

Además hay que comer al menos una vez en un Riad, normalmente ofrecen comida casera mucho mejor que la comida de restaurante y también algunos Riads ofrecen pequeñas e informales clases de cocina.

Personalmente para mi viaje a Marrakech escogí el Riad Ariha. Sinceramente si vuelvo a esta ciudad repetiría en este alojamiento, lo recomiendo un montón. Marrakech


25♥ Cenar en  el Comptoir Darna y disfrutar de su espectáculo de danza del vientre 

Probablemente el Comptoir Darna sea el restaurante más recomendado de la ciudad, donde el principal atractivo es la experiencia. Es recomendable reservar y hay que insistir en tener mesa en el salón principal para poder disfrutar de las buenas actuaciones de danza del vientre.